Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Diaghilev’

La música fue estrenada como un ballet con los Ballets Rusos de Sergéi Diágilev, la primera de sus producciones con música especialmente compuesta para ellos. Originalmente la música iba a ser escrita por el compositor ruso Anatol Liadov (18551914); pero debido a su demora para comenzar la obra, Diágilev transfirió la comisión al joven Stravinski de 28 años. El ballet tiene un significado histórico, no sólo como la revelación del compositor (“Fíjate en él”, dijo Diágilev a Tamara Karsavina, quien danzaba el rol principal: “Es un hombre en vísperas de la celebridad…”), sino también por el inicio de la colaboración entre Diágilev y Stravinski que también producirían Petrushka y La consagración de la primavera.
“El pájaro de fuego” es un relato coreográfico en dos partes y siete cuadros.

A la caza del pájaro de fuego, el príncipe Iván aguarda por la noche cerca del árbol de las manzanas de oro. La hermosa ave aparece y revolotea cerca del árbol mientras el príncipe espera y acecha. Finalmente, Iván atrapa al pájaro de fuego, que le pide clemencia. El príncipe se conmueve, le concede la libertad y la mítica criatura le regala una pluma mágica.

Las trece princesas encantadas llegan al árbol de las manzanas de oro sin ver a Iván, quien pasa inadvertido contemplando su hermosura. Las princesas juegan con los frutos de oro mientras el príncipe se enamora de una de ellas. Iván sale de su escondite ante la sorpresa de las princesas y le pide a su elegida que se acerque, tras lo que se inicia una danza de enamorados. De pronto las princesas se agitan, se despiden y se van precipitadamente, pues está a punto de amanecer. Iván permanece solo y lo encuentran los monstruos guardianes de Katschei, quienes lo capturan. Llega el malvado semidiós y condena a muerte al príncipe Iván, a pesar de las súplicas de las princesas.

Iván recuerda la pluma mágica que tiene en su poder, la muestra y el pájaro de fuego aparece. El mítico ser volador encanta a los guardianes de Katschei y los envuelve en una danza infernal que termina por derrotarlos. El pájaro canta una canción de cuna con la que todos menos Iván son vencidos por el sueño, incluyendo a Katschei, quien despierta después de un momento. El pájaro de fuego le entrega al príncipe el cofre de acero que contiene el huevo con el alma del malvado semidiós. El príncipe toma el huevo y lo destruye, con lo que acaba con la vida de Kaschei.

Fuentes: Wikipedia y blogcindario

Pájaro de Fuego: Nina Ananiashvili
Príncipe Iván: Andris Liepa
Princesa: Ekaterina Liepa
Kashchey: Sergey Petukhov
Maestros de ballet: Alexander Prokofiev, Nikolay Androsov

El pájaro de fuego, parte 1

El pájaro de fuego, parte 2

El pájaro de fuego, parte 3

El pájaro de fuego, parte 4

El pájaro de fuego, parte 5

Corta biografía de Igor Stravinsky

Igor Stravinsky es considerado uno de los genios más inventivos del siglo XX en el campo de la música. Nació en 1882 en Oraienbaum, situada en el golfo de Finlandia, el 5 de junio (o el 17) y falleció en Nueva York el 6 de abril de 1971.

En el escenario de la música clásica, el post-romanticismo rompió conceptos y tradiciones en el terreno estético y temático. Stravinsky es reconocido hoy en día como uno de los más grandes compositores de su época, un avanzado dentro de la nueva era musical que acababa de comenzar.

En 1901, Stravinsky asiste a la Universidad de Derecho de San Petersburgo, Allí se pone en contacto con el hijo de Rimsky-Korsakov y se da cuenta de que su interés por la música no puede ser borrado. Se dedica a componer música sin tomarse muy en serie el estudio de las leyes, asistió a clases de armonía y buscó un hueco en el Conservatorio de Rusia (hasta entonces nunca había hablado con el padre de su amigo). Rimsky-Korsakov, director interino del Conservatorio de Música se da cuenta enseguida del talento del joven, y le invita a asistir a sus clases. Stravinsky acepta enseguida.

En el Conservatorio Rimsky-Korsakov promueve la presentación de los trabajos de sus alumnos. Stravinsky presenta la fantasia orquestal “Fuegos artificiales”, que suena como un relámpago en el espíritu de Diaghilev. El director y gerente de la Compañía Rusa de Ballet cree haber encontrado al compositor adecuado para escribir la música.

Los ballets rusos

Igor Stravinsky gana el reconocimiento por la composición de tres obras para los “Ballets Rusos” de Sergei Diaghilev, que sabía moverse muy bien en la escena cultural parisina. Stravinsky tenía 28 años cuando se presenta en París para el estreno del ballet “El pájaro de fuego”.

El espectáculo alcanzó enseguida el éxito, por su exuberante orquestación, rica en imágenes orientales, que era todo lo que los parisinos queráin ver y escuchar.

Inmediatamente vino el segundo encargo, y nace “Petrouchka”, que se estrena en 1911, siendo el bailarín principal Nijinsky. La música a veces es dura y disonante, pero a pesar de eso melódica. Y así llegó el escándalo…

La tercera producción de Stravinsky-Diaghilev se produjo en 1913, “La consagración de la Primavera”. El libreto llevaba el subtítulo “Un marco de la antigua Rusia”, y ofrecerá al oyente crueles y primitvos rituales de la tribus paganas. En la noche del estreno, la indignación de la audiencia se convierte en un motín: para los conservadores Stravinsky era un monstruo, para la vanguardia, el Mesías.
Camino del exilio:

La Primera Guerra Mundial le obliga a refugiarse en Suiza. Salió con su familia, sin embargo, incluso una vez finalizada la guerra, no vuelve a su antigua casa. Stravinsky sopesó lo que suponía no estar en el centro de la actividad musical europea, y se instala cómodamente en París. Su prestigio adquirido con la composición de los ballets rusos le abre las puertas de las mejores salas de la época. Stravinsky era una celebridad, y él lo sabía.

La princesa de Polignac siente por él gran respeto y admiración y será uno de sus patrocinadores más generosos. Sus aportaciones patrocinaron a músicos como Fauré, Chabrier, Ravel, Poulenc, Manuel de Falla, Satie y hasta a Cole Porter. Allí compone Stravinsky la pantomima burlesca “Renard” (1916) y “Edipo Rey”, una ópera-oratorio escrita en colaboración con Jean Cocteau. El dinero de la Polignac financia varias representaciones, incluyendo “Las bodas” de 1923, el Concierto para piano, de 1924, así como “Perséfone”, inspirtada en la danza melodramática de André Gide (1933).

Los compositores franceses admiraban su trabajo, incluso Ravel, que se sentía algo empequeñecido cuando se estreno el ballet “Dafnis y Cloe” junto a “Petrouschka”. Pero sin duda, estaba más cerca de Debussy y de Satie.
Stravinsky volvió a trabajar con el empresario y amigo Diaghilev, hasta mediados de 1929. En 1920 crea la música para el ballet “Pulcinella”, en colaboración con Leonid Massine y Pablo Picasso, responsable del escenario y figurines. En 1928, firma la coreografía de George Balanchine de “Apolo musagete”.
En Francia, Stravinsky estuvo hasta 1939 …
Los años de América:

Stravinsky llega a los Estados Unidos en el mes de septiembre. No le fue difícil encontrar un lugar entre los intelectuales y artistas del nuevo continente, siendo muy apreciada, incluso por Walt Disney, que la utilizó para su película “Fantasía”.

Una de sus primeras obras americanas fue la curiosa “Polca del circo”, que tiene una duración de 4 minutos y está especialmente pensada para hacer bailar a los elefantes.

Robert Craft, un director de orquesta con talento, se hizo amigo de Stravinsky, es más, se transformó en una fuente de ideas para el compositor, introduciéndole en la Música Serial o Dodecafónica, inventada por otro compositor del siglo XX: Arnold Schoenberg.
Sus composiciones siguiendo este estilo musical dio lugar a música de una cierta aridez al oído de muchos, pero sin tener en cuenta la opinión pública, siguió adelante. El momento de mayor altura quizás sea “Cantos de Réquiem” de 1966.

Stravinsky siguió muchos caminos, tanto en la música como en el mundo. El último lo emprendió el 6 de abril de 1971, siendo enterrado en la isla de San Michele, en Venecia.

La figura de Stravinsky dentro del periodo moderno representa muy bien a su patria, tanto que puede ser considerado como una de las más grandes figuras de la composición, que junto a Borodin, César Cui, Modesto Mussorgsky y Balakirew, forman los “cinco grandes” compositor de Rusia.

En su primer periodo compositivo estuvo influenciado por Scriabin, Debussy y Glazunov, destacando de entre esas piezas una sinfonía, después “El fauno y el Pastor”, una voz para canto y orquesta, un “Scherzo fantástico” y “Fuegos artificiales”. A partir de la composición de “El pájaro de fuego”, de inspiración oriental, nos muestra un gran dinamismo instrumental, que marca el inicio de su popularidad.

Desde entonces, su pensonalidad como compositor se muestra brillante y con un carácter típicamente ruso, como en las obras “Pretrouchka” y “Noces”. Al mismo tiempo otras obras poner de relieve su arte creativo, como el ballet ruso “Pulcinella” sobre música de Pegolesi, “Otelo”, para instrumentos de viento.

En la música de Stravinsky hay una ausencia de sentimentalismo, a pesar de su genio musical y con el alto contenido del espíritu ruso, lleno de contrastes, religioso hasta la médula y muy instintivo. Se manifiesta en él una gran fuerza para oponerse a la estética de la intelectualidad creativa de los círculos artísticos parisinos, que se opone a la musicalidad de su tierra natal.

Su educación estética es occidental, un maestro innegable en el arte musical y en uso racional de materiales de buena calidad, pero su poder creativo viene de Oriente, con su realismo y su primitivismo. Tanto “Petrouschka” como “Noces” marcan el momento más sincero y auténtico de su música, donde se siente el olor a tierra virgen, viva y llena de energía, con una posterior evolución que nos resulta confusa.

El pájaro de fuego
Se estrena “El pájaro de fuego” en la Ópera de París en 1910 y constituye la consagración del compositor, decidiendo entonces convertirse en ciudadano francés y abandonar Rusia bajo los desacuerdos con el gobierno de la localidad. En 1913 estrena “La consagración de la Primavera” en el mismo teatro, y estuvo marcado por las protestas de los espectadores, enfadados por aquella música que no entendían.
“El pájaro de fuego” en su estreno fue encargado a la compañía de Sergei Diaghilev, todavía sin Nijinsky. Con Karsavina representando y bailando “El pájaro de fuego”; Iván representado por Fokine y Bulgakov hace del Kastchei inmortal.

El guión de la obra fue tomado del folclore ruso y adaptado por Michael Fokine y cuenta la historia de Iván, que caminado por el bosque una noche se encuentra con el Pájaro de Fuego, que recolecta manzanas de oro en un árbol de plata. Iván consigue encarcelarlo, pero le concede la libertad apenas amanece, a cambio de una pluma radiante.

Al amanecer, Iván ve a trece vírgenes en un gran castillo, es la cas del monstruo Kastchei, que convierte en piedra a todos los que por allí pasan. Iván, después de enfrentarse a una horda de monstruos, consigue entrar en la fortaleza, donde el Kastchei le intenta petrificar, pero la magia de la pluma del Pájaro de Fuego deja sin efecto el hechizo del monstruo. Con los poderes del Pájaro de Fuego, el Kastchei es derrotado y muere. El castillo desaparece y las hermosas vírgenes son liberadas, e Iván tiene que casarse con una de ellas, la más hermosa de todas.
Desde el punto de vista musical, “El pájaro de fuego” no es lo más representativo, hay elementos que se utilizarán después en “La Consagración de la Primavera”. Hace escaso uso de la escla octatónica (escala de ocho notas comunes en la música clásica de la época y aún hoy en día utilizadas en la música popular). Stravinsky elige otras escalar que ya anticipan la música atonal, dando prioridad a las cuartas, quintas, sextas y séptimas disminuidas.
Un pasaje en el que claramente se aprecia una quinta disminuida es el de “El Kastchei inmortal”. Su efecto subvierte la noción de musicalidad común al pre-romanticismo y romanticismo, siendo una extraña combinación de notas, “no parece música”, dando al conjunto una atmósfera cargada de misterio.

Otra característica de “El Pájaro de Fuego” es su complejidad armónica. Está muy lejos de la intensidad al unísono de Beethoven y de la pompa de Wagner. Stravinsky utiliza nuevas combinaciones de instrumentos ( en la que una línea melódica es mantenida por un solo instrumento, y el resto es tocado por otro instrumento). Es una especie de carrera de relevos, en la que más de un instrumento toca la melodía, pero no simultáneamente. Los temas son simples y sin adornos, dando una nueva dimensión a los logros de impresionismo francés (Debussy, Ravel, etc)

Si en “El Pájaro de Fuego” todavía no se encuentra la plenitud y madurez del compositor, ésta vendrá después con “La Consagración de la Primavera”, pero es el momento en el que empieza a manifestarse su espíritu revolucionario y crea una de las obras más representativas de la música del siglo XX.

MOVIMIENTOS:

INTRODUCCIÓN
Cuadro I

. El jardín encantado de Kastchei

. Aparición del Pájaro de Fuego, perseguido por Iván

. Danza del Pájaro de Fuego

. Captura del Pájaro de Fuego por Iván

. Súplicas del Pájaro de Fuego

. Aparición de las trece vírgenes encantadas

. Juego de las princesas con las manzanas de oro. (Sherzo)

. Brusca aparición de Iván

. Ronda de las Princesas

. Amanecer

. Iván entra en el castillo del Kastchei

. Llegada del Inmortal Kastchei

. El Kastchei dialoga con Iván

. Súplicas de las princesas

. Aparición del Pájaro de Fuego

. Danza del Kastchei encantado por el Pájaro de Fuego

. Danza Infernal

. Berceuse (El Pájaro de Fuego)

. Sueño del Kastchei

. Muerte del Kastchei

. Profundas Tinieblas

Cuadro II

. Desaparición del castillo y de los sortilegios del Kastchei. Reanimación de los caballeros petrificados. Alegría general.

Fuente: repertoriosinfonico.blogspot.com

Traducción: Zenón

Anuncios

Read Full Post »