Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘flamenco’

Luz de Luna,

acompañado a la guitarra por Paco del Gastor

PIDEN TIERRA Y SE LA NIEGAN

Soleá,

con Antonio Sousa a la guitarra

EL MACHO MONTÉS,

con Paco del Gastor

Con Rafael Rodríguez en el Festival Flamenco. Teatro Albéniz, 2008

Hay albas con tanta muerte

Porque nunca me vendió

Mi noche triste (tango)

Los atuendos que luce El Cabrero cuando sale a cantar no son pura imagen: a pesar de sus treinta años en el cante, jamás ha renunciado a ser pastor de cabras, oficio en el que se inició desde muy niño y que parece haberle modelado una personalidad y una filosofía de vida muy singulares.

Partidario del cante tradicional, del cante jondo, El Cabrero se ha mantenido siempre fiel a sí mismo y a su propio estilo y ajeno a todas las modas. Destaca especialmente en los palos más duros como la soleá, la seguiriya o las tonás. El Cabrero se distingue por su voz suave, sobria, austera, pero dotada de gran fuerza y de todos los matices necesarios para producir todos los sentimientos.

El Cabrero es uno de los cantaores flamencos con mayor acogida popular, principalmente por las letras (que él mismo escribe), que se nutren de la vida misma y que registran una inconformidad con la que el público se identifica fácilmente. Su maestría y estilo peculiar también han sido reconocidos por la crítica con importantes premios como el que obtuvo en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. De igual manera, músicos internacionales han demostrado su admiración por su saber hacer: Chick Corea, Gilberto Gil, Taraf de Haidouks, Peter Gabriel, Lenny Kravitz, Ziggy Marley, John Trudell…, con los que ha colaborado o compartido escenario en algunas ocasiones. Después de una importante carrera artística cantando flamenco, El Cabrero sorprendió con un disco de tangos argentinos.

http://www.esflamenco.com/bio/es10415.html

Anuncios

Read Full Post »

De Ramón Mendoza LLanes no tenemos ninguna canción grabada, nada hemos encontrado por las páginas de Internet, ni siquiera una foto, pero lo que sí traemos en su gran amor por la música, su pasión y su vida, y para dar entidad a estas palabras, y que no son cosa vana, lean el siguiente relato, basado como se suele decir en “una experiencial real”.

Música en el cuerpo

Un relato corto de José Garzón:

“Se llamaba Ramón Mendoza Llanes, pero nadie sabía su nombre. Todos le conocían por “Jerezano Malo”, el mejor cantaor flamenco desde la muerte de Camarón, a cuyas faldas había crecido y de quien se sentía su discípulo más aventajado.

Desde hacía tiempo sentía molestias digestivas, pequeños dolores y sensaciones desagradables que le asaltaban, de continuo, en el sillón, durante la siesta que jamás perdonó ni uno solo de los días de su vida; o en la cama, después de cenar y ejercitar un rato la voz antes de rendirse a la noche.

Ramón, después de despertarse en una madrugada con grillos en el estómago, como él decía, decidió ir al médico en busca de soluciones. Así es que, con su mujer, sus ocho hijos artistas o toreros, y demás familia, como era costumbre en los de su raza, se presentó en mi consulta.

Escuché atentamente todas sus respuestas a las preguntas que le iba haciendo para encontrar el origen de sus problemas digestivos. Una vez terminado el interrogatorio, le indiqué la camilla y le dije que se desvistiera por completo, puesto que debía explorarlo con detenimiento. Mandó salir a su mujer para que no le viera desnudo y, con parsimonia gitana, fue desnudándose y colocando cada prenda, cuidadosamente doblada, en la silla o colgada en el perchero. Cuando hubo terminado me avisó y comencé la exploración.

Sentado a su derecha palpaba el vientre algo hinchado y él me iba indicando las zonas donde el dolor se aparecía. No notaba nada reseñable; pero el dolor era más vivo según me acercaba a la ingle izquierda. En éstas estaba cuando, al retirar el calzoncillo para observar la zona inguinal, encontré lo que sólo momentos antes comenzaba a sospechar.

Eso es, Ramón. Aquí está la respuesta a sus molestias. Estaba palpando una hernia inguinal de notable tamaño que pude reducir con la simple presión de la palma de la mano, lo que indicaba que todavía no estaba estrangulada, para bien del cantaor. ¿Dónde, doctor? Aquí, Ramón, incorpórese y verá. ¿Desde cuándo tiene aquí este bulto? ¿Eso, doctor? Dijo, señalando con el dedo la hernia. Sí, Ramón. Es una hernia inguinal y es la que provoca sus molestias digestivas porque impide el movimiento normal de su intestino, contesté, científicamente.

No, doctor, eso no es una hernia. ¿Cómo? Contesté, perplejo. Es el duende. Mi duende, respondió orgulloso. Le explico, doctor, dijo al ver mi cara de sorpresa. Hasta hace tres años yo era un cantaor del montón. De esos que, para sobrevivir, tenía que trabajar de cualquier cosa, camarero, cocinero, guía turístico, chofer… porque mi arte no daba de comer a la familia. Sin embargo fue, si no recuerdo mal, en la primavera de hace tres años cuando, estando en mitad de un concierto, sentí un pequeño dolor en el bajo vientre. Sin dejar de cantar, palpé este bulto bajo el pantalón. Desde entonces, doctor, soy capaz de interpretar con más sentimiento y siento mi voz surgir más honda y serena. Todo el mundo lo comentó, al final del concierto. Incluso tengo un recorte de periódico con una crítica de la actuación que titulaba: “y el malo encontró el duende”, comentó orgulloso, enmarcando con las manos el titular en el aire. Desde ese día, doctor, cuando canto y este bulto no aparece, no entono como es debido, con esa voz que sale de las entrañas. Pero si soy capaz de que aparezca, que dios me perdone por lo que voy a decir, pero sólo Camarón me puede igualar.

He de confesar que no encontré palabras con las que responder a tan mágica explicación. Comprendí que nada podía hacer para convencer a Ramón de lo contrario. Aunque lo que él llamara duende fuese una hernia inguinal que liberaba de presión su cavidad abdominal y, por contigüidad, la cavidad torácica, lo que permitía mayor capacidad de inspiración, mayor potencia de voz y mayor control de la modulación.

A pesar de todo, intenté aclararle que ese bulto corría el riesgo de estrangularse, que probablemente lo haría tarde o temprano, y provocaría una peritonitis que podría llevarle a la muerte. Pero Ramón nada quiso escuchar. El duende no se tocaba ni aunque le aseguraran que iba a morir nada más cerrar la puerta de la consulta. Por eso me limité a prescribirle un tratamiento que paliara, en la medida de lo posible, sus molestias digestivas. Y le despedí con la promesa de acudir a alguno de los conciertos que el verano siguiente daría en la ciudad..”

http://saludyotrascosasdecomer.blogspot.com/2009_10_01_archive.html

Read Full Post »

Lamento

Sin Palabras

La Tarara

Gujo Bushi

Mañana

La Pastora

Tú me camelas,

con Niña Pastori

Canción Sefardí

Nu Alrest

Radio Tarifa es mestizaje, en su máxima expresión, y, sobre todo, mestizaje mediterráneo, popular y castellano: flamenco, música árabe andalusí, sefardí, música medieval, castellana, música magrebí, africana…, todas de origen popular. También se han atrevido a acercarse a otras músicas, como la popular japonesa o a la alemana (Cruzando el río, 1997). Lo auténticamente novedoso de Radio Tarifa es que abordan estás músicas desde su vertiente modal, en vez de hacerlo desde la armónica, con lo que consiguen descubrir importantes afinidades entre todos estos estilos. En flamenco, aunque se han acercado a todos los palos, han manifestado una clara preferencia por los más rítmicos (bulerías o tangos).

Sus componentes, Faín, Molino y Escoriza, llevaban ya tiempo investigando músicas antiguas, especialmente los dos primeros, que trabajaban en un proyecto de recuperación de música medieval y renacentista, Ars Antiqua Musicalis. Fruto de esas investigaciones es también el uso de instrumentos estrechamente ligados, como el laud, el armonio o el oboe de madera. Pero también han introducido otros como el ney, flauta de caña que ya usaban los egipcios, el derbuka, tambor de cerámica y parche de piel o el bansuri, flauta travesera de origen hindú, sin olvidarse del bajo, la guitarra o el órgano eléctricos.

También los músicos que les acompañan en los discos y en los conciertos provienen de muy distintos universos musicales: Ramiro Amusategui (laudista), Gerardo Núñez (guitarrista), Javier Paixariño (viento), Javier Ruibal (voz), Wafir Sh. Gibril (acordeonista sudanés), el cantaor Falo, Jaime Muela (saxofonista)… Con frecuencia utilizan también como percusión el zapateado del bailaor flamenco Joaquín Ruiz. La propuesta de Radio Tarifa tuvo gran acogida y éxito inmediato. Están considerados como los mejores representantes de España en los festivales del “World Music”.

http://www.esflamenco.com/bio/es10069.html

Read Full Post »