Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Igor Stravinsky’

Petrouchka: Andris Liepa; La Bailarina: Tatiana Beletskaya; El Moro: Gedminas Taranda; El Mago: Sergey Petukhov


Bolshoi Ballet Company, con Andrey Chistiakov dirigiendo a la Bolshoi State Academic Theatre Orchestra

ARGUMENTO

Escena I

En 1838, en un CLUB de San Petersburgo, se celebra la feria de carnaval. En la plaza hay un teatrino donde el Mago presenta un espectáculo. Al abrirse el telón se ven tres muñecos que, a la orden del Mago, comienzan a bailar. El Moro y Petrushka están enamorados de la Bailarina, pero esta claramente prefiere al Moro. Petrushka en un ataque de celos agrede al Moro y el Charlatán detiene la presentació

Escena II

Encerrado en su cuarto por el Charlatán, Petrushka protesta por la crueldad con la que es tratado por demostrar sus sentimientos. Aparece la Bailarina y Petrushka, emocionado, le expresa su amor con brusquedad. La Bailarina se marcha asustada por la rudeza de Petrushka dejándolo sumido en la tristeza y la desesperación.

Escena III

En la habitación del Moro. Aunque el Moro también está prisionero, se encuentra feliz con su situación. Entra la Bailarina y el Moro la alaga, ella está complacida por el trato y se deja abrazar por él. En ese momento entra Petrushka que amenaza al Moro, éste se defiende con su cimitarra y hace huir a Petrushka.

Escena IV

La feria de carnaval en la plaza de San Petersburgo. Las personas han continuado con las celebraciones sin darse cuenta de lo que sucede dentro del teatrino. La fiesta se interrumpe cuando sale por el teatrino Petrushka perseguido por el Moro. El Moro mata a Petrushka. La gente se asusta pensando que se ha cometido un asesinato, llega la policía e interroga al Mago, pero en el piso solamente hay un muñeco de trapo. La fiesta llega a su fin, todos se van retirando y el Charlatán se lleva a Petrushka hacia el teatrino pero del techo aparece el fantasma de Petrushka amenazador.

Fuente: Wikipedia

Petrouchka, Ballet en 1 acto y 4 escenas.
Coreografía: Michel Fokine.
Música: Igor Stravinsky.
Historia: Igor Stravinsky y Alexander Benois.
1 ª representación:  Ballet Ruso de Diaghilev en el Teatro de Châtelet, París – Francia, el 13 de junio de 1911.
Actores principales: Vaslav Nijinsky (en el papel de Petrouchka), Tamara Karsawina (en el papel de la bailarina), Alexander Orlov (en el papel del moro) y Enrico Cecetti (como el Mago).


Cada año, en la ciudad de San Petersburgo, se organiza una fiesta donde todos los habitantes se divierten con los bailarines, acróbatas, magos, animales amaestrados y los vendedores. Había llegado el gran día y, de repente, la muchedumbre oye un golpe de tambor de alerta indicando que el espectáculo empieza. Se monta un pequeño teatro y un ser extraño, vestido como un mago o un asistente, atrae a la gente a ver un espectáculo de títeres. Sus muñecas eran tan perfectas que podrían confundirse con la gente real y hacen las delicias de los espectadores que se maravillan de los tres actores principales: un moro guapo, encantador, una bailarina y Petrouchka, un tipo triste y mal vestido.

La magia inicia la acción, jugando con tres notas en una flauta muy aguda, y de inmediato los títeres empiezan a bailar como si hubieran revivido con la presencia de la música. Todos aplauden el hermoso espectáculo, fascinado por la belleza del Moro, un Petrouchka sin gracia y la Bailarina, de quien los dos están enamorados. Parecía claro que el moro era el favorito, pero era más fuerte el amor de Petrouchka y parecía más humano en mostrar sus sentimientos. Al ver que su rival estaba ganando el amor de la muñeca, Petrouchka empieza una pelea con él, lo que dificulta el espectáculo, lo que obliga al mago a separarlos y mantenerlo en su pecho.

En su interior, empieza a sentir que, habiendo llegado a la vida por la magia de su propietario, podía sufrir, ser verdaderamente feliz y no sólo uno trozo de madera. Entonces se da cuenta de que nadie estaba prestando atención: el mago sólo quería aprovecharse de su trabajo, el moro es inútil y despreciado, e incluso a la bailarina, no le importa nada, excepto su propia belleza. Por lo tanto, Petrouchka está muy triste, sintiéndose feo y torpe. Se quedó pensando, entonces la tapa de la caja se abre y aparece la bailarina, dejándolo aturdido y feliz, predispuesto a declararle su amor. Baila delante de ella, sin trucos, sin movimientos extraños, pero a ella no le importa y se va riendo de él, dejándolo triste y más enojado que antes.
Mientras tanto, en el cuadro siguiente lujosamente decorado, el moro está acostado sobre cojines, jugando con un coco, intentando romperlo. La bailarina espera en la puerta, y siendo bien recibida, entra, baile para él y lo anima a bailar con ella.
Fuera, Petrouchka escucha la alegría de los dos, y no sabiendo qué hacer, lleno de celos, entra en la vivienda del Moro y los ve bailando juntos, muy felices. Furioso, se lanza contra el Moro, luchando contra él, y la Bailarina, sin prestar la menor atención, huye lejos de allí. Sintiendo la fuerza de Petrouchka y viéndose más débil, el moro coge su espada y lo empuja fuera del teatro, saliendo a la calle.

En la la feria hay mucho movimiento, cuando la gente oye un ruido extraño que viene del teatro de magia; todos corren hacia allí y ven aterrorizados como pelean los muñecos y el moro mata con su espada a Petrouchka. Hacen corro alrededor del cuerpo sin vida, que es ahora un motón de madera rota.
El ruido de antes es ahora silencio y alguien llama al presentador para que vea el resultado de su magia y al que culpan de la tragedia. Éste dice que son sólo muñecos de madera, sin vida, pero los que están allí están confundidos, mirando hacia el suelo, viendo el triste destino de Petrouchka, que no era de carne y hueso como parecía.

Poco a poco, la gente se va yendo. El mago, sin ningún afecto por sus muñecos, empieza a recoger lo que quedaba de él. De repente oye un grito, levanta la vista y en el techo, iluminado por una luz brillante y fría, descubre el fantasma de Petrouchka, que le culpa de lo ocurrido. La vida que había recibido del Mago había terminado, pero su espíritu estaría vivo para siempre.


MÚSICA

Es uno de los ballets más famosos de Igor Stravinsky, junto con “El pájaro de fuego” y “La Consagración de la Primavera”. Debutó en el Théâtre du Châtelet de París en 1911, 13 de julio, con la compañía de ballet ruso de Diaghilev y el legendario bailarín de Nijinsky en el papel protagonista.
Stravinsky buscó con esta partitura recrear el ambiente de las ferias populares de su país, colocando en escena una gran variedad de personajes en la plaza de San Petersburgo, a finales de invierno, un Martes de Carnaval de 1830.

En la plaza hay acróbatas, enmascarados, atrayendo la atención del público: son danzarinas, domadores de animales, organistas que interpretan canciones. Hay una multitud de personas, produciendo gran algarabía… y donde nada está planeado.

Stravinsky dijo en su biografía que “tuvo en su imaginación un títere que de repente adquiere vida, lo que irrita a la orquesta en un cascada de arpegios diabólicos del piano. A su vez, responde la orquesta con amenazadores acordes de trompeta. El resultado es un guirigay terrible que termina con el triste final del pobre muñeco”.

Contrariamente al ballet, el compositor estaba trabajando en un concierto para piano y orquesta, creando un diálogo sensible entre los instrumentos, en el mismo sentido que la naturaleza que es una veces humorística, otras trágica.

Tal vez esto haya influido en la obra original poco tiempo después, motivando el espectáculo de danza. “Petrouchka nació de una motivación visual y una cierta imagen interna, como no existen fronteras entre las distintas lenguas que dan forma al pensamiento.”

Desde agosto de 1910 a mayo del año siguiente, Stravinsky trabajó en la composición del ballet Petruchka. El libreto fue escrito por el compositor y Alexander Benois, que también firmó la escenografía y el vestuario. En su búsqueda de música para la acción, Stravinsky se inspiró en las melodías populares rusas, haciendo converger los repertorios erudito y popular, eun un rescate de la tradición… finalmente, la partitura primitiva se transformó en música que se olvida durante la segunda escena.

Fuente: repertoriosinfonico.blogspot.com

Traducción: Zenón


Read Full Post »