Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jacqueline du Pré’

Jacqueline du Pré, violonchelo & Iris du Pré, piano

Biografía de Camille Saint-Saëns

Charles Camille Saint-Saëns (1835-1921)

La suya fue una una larga y plena vida pública. Las reacciones ante su música son diversas: desde la admiración de su gran talento en los primeros años, al rechazo de sus óperas y el insoportable conservadurismo en su vejez. La obra que le haría más famoso, la suite de “El Carnaval de los Animales”, nunca se tocó en público durante su vida.

Recibió sus primeras lecciones de su tía abuela, Charlotte Mason. A los 7 años estudió piano con Camille Stamaty y teoría musical con Pierre Maledon, con el que inicia las primeras composiciones. A esta edad ya da su primer concierto, tocando al piano una sonata para violín de Beethoven. Un recital a los 11 años en la sala Pleyel marca su ingreso en el Conservatorio de París, donde estudia órgano, composición con Halévy en 1850. Llama la atención de muchos músicos, conoce a Franz List, cuya personalidad y música le causan una gran impresión.

En los años siguientes asiste con regularidad al famoso salón Giacomo Rossini de París, donde conoce a muchas personas que tienen una cierta influencia en el mundo musical. Tiene una gran facilidad para la música, tocando todas las sonatas de Beethoven de memoria, y componiendo sus obras sin un gran esfuerzo aparente, lo que fue un ingrediente para la rápida adquisición de fama, pero también un lastre para explorar otros mundos musicales.

No consiguiendo el Premio Roma, lo persigue de forma compulsiva, aceptando a cambio el cargo de organista de la Iglesia de Saint-Merry, donde permaneció durante 4 años, para convertirse después en el organista de la Madeleine, en 1857.

Por entonces ya había compuesto sus sinfonías primera y segunda, demostrando gran facilidad en la forma sinfónica. Era un excelente pianista, con una preocupación por la estructura musical y la articulación, gran fluidez en el fraseo y un tono luminoso. Su primer Concierto para piano,, op. 17, aparece en 1858, y le siguen rápidamente sus dos primeros conciertos para violín, pero todavía no se dedicaba por entero a la composición. Además de sus conciertos de órgano, fue profesor de piano en la escuela de Niedermeyer entre 1861 y 1865, teniendo entre sus alumnos a Gabriel Fauré y al compositor de zarzuelas André Messager, que se convirtió en un amigo cercano y permanente.

Después de un segundo fracaso, obtiene finalmente en 1864 el Premio Roma, centrando su creatividad en la ópera. Con un libreto de Daniel-François Auber compone Le Timbre d’argent (1864-65); la segunda ópera será La princesse jaune, estrenada en 1872, que es recibida con frialdad. Su tercer ópera es Sanson y Dalila, que se representa por primera vez en Weimar bajo el patrocinio de List, tiene que esperar hasta 1892 para que haga su debut en París. La cuarta ópera fue Etienne Marcel, tampoco bien recibida en Lyon y sin reconocimiento en París.

La carrera operística de Saint-Saëns estuvo obstaculizada por la aversión que mostró el público hacia estas obras, también la crítica. Sin embargo, su música instrumental y orquestal es un caso distinto, recibiendo la Legión de Honor en 1868. Es el mismo año en que aparece su segundo Concierto para piano, que se ha mantenido desde entonces como una de las composiciones orquestales que aparece en todos los repertorios.

El tercer Concierto le sigue en 1869, pero esta secuencia se corta con el estallido de la guerra franco-prusiana de 1870. No fue alistado por considerarse uno de los músicos más famosos de Francia, así que se quedó en París hasta el estallido de la Comuna, abandonando la ciudad y yendo a vivir a Londres, para que se garantizase su seguridad personal.

Durante la década de 1870 comienza una serie de conciertos por toda Europa, logrando un reconocimiento internacional y convirtiéndose en el compositor francés más célebre de su generación. Consigue distinciones y honores.

Tuvo un gran éxito con su Danza Macabra de 1874, con su primer Concierto para Cello, op.33, estrenado en 1873, y su cuarto Concierto para piano de 1875, tocando él como solista.

Fue un estudioso y editor de manuscritos, por ejemplo la edición completa de la obra de Jean-Philippe Rameau, fue también un entusiasta arqueólogo y un decidido viajero, yendo por África, Oriente Medio y Extremo Oriente, Rusia e incluso América del Sur. Fue un activo escritor, tanto de poesía como cuentos.

A pesar de todo esta frenética actividad y el éxito continuado de su música, Saint-Saéns se fue convirtiendo gradualmente en un misántropo y un reaccionario musical. El momento de inflexión en su vida acontece en 1875: siempre muy apegado a su madre, con 40 años tiene un romance con una joven de 19, Marie-Laure Truffot, con la que se casa a pesar de la posición contraria de su madre. Desde el principio hay problemas en el matrimonio, y aunque tienen dos hijos, se producen dos tragedias de distinto signo: el hijo muere al caer desde una ventana de un cuarto piso; 6 semanas después, el segundo hijo muere de una infección de la que no se recuperó. Apesadumbrado, y quizás influenciado por su madre, culpa a Marie-Laure de estos sucesos, produciéndose la ruptura durante unas vacaciones de 1881: desapareció del hotel y no volvió a tener ningún vínculo con ella. A partir de entonces vivió solo.

El año 1880 es un año productivo desde el punto de visto compositivo. Es elegido para el Instituto Francés, asegurándose la entrada en todos los teatros de París, donde no menos de nueve nuevas óperas son estrenadas. El segundo concierto para violín aparece en 1880, mientras que la famosa Havanaise, op. 83 (para violín) fue publicado en 1887. Su sentido del humor le permitió componer obras como El Carnaval de los Animales (1886), pero prohibió la ejecución pública de esta obra, a excepción de “El cisne”, quizás temeroso de que su imagen pública como compositor serio pudiera sufrir un menoscabo. Irónicamente, es su obra más popular. Su Sinfonía nº 3 para órgano, en Do menor, op. 78, se completó en el mismo año que el Carnaval, mientras que su Sonata para violín nº 1, op. 75, del año anterior, que son los dos años de su madurez en el que se producen sus obras más populares.

Su último Concierto para piano, estrenado en 1896, subtitulado “El egipcio”, es una muestra del exotismo aplicado a la música orquestal, con su lento movimiento, casi inmóvil, dibujando una serie de arabescos que trazan una tarde de calor en Egipto.

El resto de la carrera de Saint-Saëns fue también muy activo, pero están influenciados por los elementos más reaccionarios de la creación musical del conservatorio de París, siendo uno de los que atacaban directamente a Debussy y sus seguidores. También se hizo cada vez más xenófobo: durante la Primera Guerra Mundial, publicó varios ensayos argumentando que toda la música de Alemania se debía de prohibir en Francia.

Pero todo esto no resta que sea una de las figuras clave en la recuperación de la música francesa de la segunda mitad del siglo XIX.

Fuente: Classical.net

Traducción: Zenón

Read Full Post »