Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Zebra Crossing’

Millenia

Zebra Crossing

Imbube

Miljoen

Visita al parque Kruger,

acompañada de un tema de Soweto String Quartet, de su disco Millenia

Victory,

de la película Invictus

http://209.85.229.132/search?q=cache:_YGt9SIs300J:afrocubanlatinjazz.blogspot.com/2009/12/soweto-string-quartet-zebra-crossing.html+soweto+string+quartet&cd=12&hl=es&ct=clnk&gl=es

XABIER REKALDE

MADRID.- La cultura de Sudáfrica es un revoltillo de colores, un pandemónium de modelos acarreados por pueblos visitantes que se quedaron y se disputaron la tierra que había sido de los khoi-san, o sea de los bosquimanos y hotentotes, a quienes arrinconaron en el Namib, Kalahari y los baldíos pedregosos de la zona noroccidental. Los zulú, xhosa, tswana, sotho, ingleses, boers e hindúes son los ciudadanos de hoy en la República de Mandela, junto a los muchos que han salido de todos los posibles cruces. Y cada grupo ha ido colocando su trazo en un ventanal desorientado que aún sigue sin definir, aglutinando como puede todos los elementos.

En la música también se nota el amasijo. «Somos una mezcla del primer y tercer mundo», dice Reuben Khemese, el chelista del Soweto String Quartet. «Somos mezcla, pero hemos perdido las raíces». Puede que sea el intento de recuperarlas un poco el que les conduzca a alimentar su repertorio con piezas kwela, mpaqanga o evocaciones rítmicas zulú, aunque se tratara ya en origen de corrientes mestizas, incrustadas de elementos jazzísticos, rockeros, del folclore europeo, del espiritual, y ahora del culto clásico.

«Es importante preservar esta música para las próximas generaciones, la de los 50 (kwela), la de los 60 (mpaqanga). Queremos capturar todas las formas musicales, porque lo que nosotros hacemos es una ensalada africana, música global».

La novedad de este grupo está en su propia formación: un cuarteto de cuerda que interpreta música popular y pertenece a una cultura que no ha utilizado violines para este menester, al contrario que los irlandeses o gitanos, chinos o árabes, y aunque en otras latitudes podamos encontrar un violín africano de características primarias. «Vivimos en una sociedad moderna -explican- y en ella hay violines. Mi tío fue el primer violinista de Soweto, estuvo en la Real Escuela de Música, y abrió una escuela de violines. Nosotros somos sus primeros alumnos».

El área cultural de la región austral africana ha sido la más afectada en sus contenidos, y anda reconstruyendo su identidad con los restos de las muchas que se amontonan, difusas, en su territorio. Será de aluvión la opción modernizadora, pero muchos pretenden recuperar los rasgos de cada uno de los grupos sociales.

Estos cuatro hombres insisten en explicar que las cosas están cambiando, y si antes pocos se atreverían a tocar un violín en las calles de un «township», ahora es diferente. «Tenemos un nuevo orden. Todo el país se está reconstruyendo». Y el papel que ellos se han asignado es muy ambicioso: «Somos los embajadores de la música africana en el mundo».

El Cuarteto de Cuerda de Soweto se ha curtido con el repertorio clásico, que sigue practicando «para no perder la técnica», pero ahora sus alegrías están producidas por los premios que les han entregado en su país y en Australia y por la aventura de su gira europea que, en noviembre, les acercará a la península. Mientras tanto aquí han dejado un álbum titulado Zebra Crossing, muy digestivo, de factura irregular y que recupera los ritmos de las poblaciones negras urbanas, hace incursiones poco felices en el funky y la bossa, revisa para el salón alguna pieza de la tradición zulú que nació para recordar la aventura unificadora de Shaka, y termina con el que fue himno del CNA, y ahora es uno de los oficiales en la República sin apartheid, Nkosi Sikeleli Africa.

*********************************

Read Full Post »